Cuándo hablar con tu médico

Desde el desarrollo de los medicamentos para el VIH, el manejo del VIH ha sido mucho más exitoso. Muchísimas personas que viven con VIH y toman su tratamiento tal y como les fue indicado tienen una carga viral indetectable, lo que significa que la cantidad de VIH en sangre ya no puede ser detectada en los análisis de sangre de rutina.

Sin embargo, también es posible que tu tratamiento para el VIH se vuelva difícil de manejar. Esto puede deberse a cambios en tu rutina, a medicaciones que recibas para otras condiciones o a que presentes efectos adversos. Es importante que te sientas confiado para hablar con tu médico y tu equipo de salud acerca de tu medicación para el VIH y bienestar. Ellos podrán brindarte más apoyo del que crees.

Algunos asuntos que quizás te gustaría hablar con tu médico o equipo de salud incluyen:

  • Si experimentas efectos adversos de tus medicamentos
  • Si te saltas algunas dosis porque tu medicación no se ajusta a tu rutina diaria
  • Cambios que te gustaría hacer a tu rutina diaria, como cambios en la dieta o en tu rutina de ejercicios
  • Inquietudes que puedas tener acerca de los efectos de tus medicamentos para el VIH a largo plazo

Consejo

Si actualmente experimentas efectos adversos, puede resultarte útil anotarlos para no olvidarlos. Puedes llevar tus notas a la próxima cita con tu médico y hablarlo con él o ella, así como con el equipo de salud. De este modo, aprovecharás al máximo tus consultas.

Si además quieres sacar mayor provecho de tus citas médicas, prueba Unity, una herramienta interactiva que te ayudará a registrar tus avances en el tratamiento.