Testimonios de Pacientes: Paida

Paida Mutopo es una joven de 20 años que vive con VIH. A los 11 años, Paida se enteró que su madre, Mavis, le había transmitido el virus durante el parto.

A Mavis le costó mucho aceptar su diagnóstico y el de su hija, y a Paida le inquietaba el estigma que podría experimentar por parte de sus amigos. Unos años después, animada por el grupo de apoyo pediátrico que su médico le había recomendado, Paida hizo pública su condición. Habiendo lidiado con el estigma del VIH desde tan temprana edad, Paida se fue convirtiendo en una inspiración y un modelo a seguir para otras personas portadoras de VIH. La aceptación de su condición la empoderó para adquirir un mejor entendimiento del virus.

A pesar de que ella temía que nunca iba a poder ser madre, el médico de Paida le informó que, si tomaba sus medicamentos regularmente y mantenía una carga viral indetectable, ella podría ser madre. Logró ambas cosas, y tomando sus medicamentos con diligencia y trabajando en conjunto con su médico durante el embarazo, Paida tuvo un hijo sano y feliz, Kai.