Hacerse la prueba del VIH: por qué, quién, cuándo y cómo

  • Hacerse la prueba de VIH es la única forma de saber con certeza si tienes el virus y si debes recibir tratamiento. Es muy importante realizar la prueba regularmente para conocer tu estado, ya que, cuanto antes inicies el tratamiento, más pronto podrás controlar tu VIH y sus efectos sobre tu cuerpo.

  • Las Guías de la Organización Mundial de la Salud para el VIH recomiendan la realización regular de pruebas para el VIH en los siguientes grupos de alto riesgo:1

    • Hombres que tienen sexo con hombres (también llamados HSH)
    • Personas con historial de uso de drogas inyectables
    • Personas que han estado en prisión o comunidades cerradas (incluyendo países de alto riesgo)
    • Personas transgénero

    Las pruebas del VIH también están disponibles para las personas que no están en grupos de alto riesgo. Puedes hablarlo con un miembro de tu equipo médico o visitar tu clínica de salud sexual más cercana.

  • Si perteneces a uno de los grupos de alto riesgo mencionados anteriormente, deberías realizarte una prueba tan pronto como sea posible. Si te has realizado la prueba recientemente, y luego has tenido sexo sin protección o has compartido aguja con alguien, deberías realizarte nuevamente la prueba.

  • Tienes una gran cantidad de alternativas:

    • Pregúntale a tu médico de familia si ofrece la prueba de VIH
    • Visita tu clínica de salud sexual más cercana
    • Busca el centro de diagnóstico de VIH más cercano

     

    Organización Mundial de la Salud. Guías consolidadas para la prevención, diagnóstico y tratamiento del VIH, y el cuidado de poblaciones clave. Julio 2014.

  1. Organización Mundial de la Salud. Guías consolidadas para la prevención, diagnóstico y tratamiento del VIH, y el cuidado de poblaciones clave. Julio 2014.